lunes, 14 de abril de 2014

El comercial maldito de Kleenex

En 1985, Kleenex lanzó tres comerciales japoneses para sus productos, mostraban a una mujer vestida con una especie de toga blanca y a un niño vestido como un ogro japonés, sentado en un pajar. Cada anuncio tenía la canción "It’s a fine day" de Jane & Barton tocando en el fondo. Muchos espectadores encontraron el anuncio inquietante.
 
Una lista con los rumores que se expandieron:


Todos los involucrados en hacerlo murieron.
El camarógrafo que lo grabó se quemó hasta la muerte por una falla de la maquinaria en un sauna.
En el momento que la propaganda estaba al aire, ninguno de los del staff del vídeo seguían vivos.


La actriz que participo sufrió de un problema mental y se vio forzada a retirarse de la actuación.
Fue internada en un psiquiátrico.
Al tiempo se suicido colgándose de una soga.
Otros dicen que dio a luz un bebé deforme.


El niño del comercial que representaba al diablo murió súbitamente.
Fue golpeado por un auto poco tiempo después de grabar el comercial (fue decapitado)...
después de sufrir pesadillas y parálisis de sueño durante 3 días y 3 noches seguidas


Si miras este comercial, vos vas a estar maldito y/o morirás.
Después de ver este comercial, mucha gente se suicidó.


Si lo reproduces con SAP la vos de la mujer que canta se transforma en la de una mujer vieja.
Si lo grabas y luego lo reproduces, el demonio rojo se vuelve azul.

Es entendible por qué la gente empezó con esos rumores, mirando la tétrica atmósfera del vídeo: la sangre roja de fondo, el demonio, la voz etérea cantando, y todo eso en un comercial que estaba al aire a cualquier hora del día.
 
 
 
Nota: la actriz del comercial, Keiko Matsuzaka, sigue viva al día de hoy y ha realizado muchísimas películas desde aquel comercial.
 
 
Aquí el comercial en cuestión:
 
 
 
 
 
 

 

viernes, 28 de marzo de 2014

Origen de la tabla Ouija

 
La güija (según la grafía recomendada por la Real Academia Española), o ouija (pronunciado /uíya/) es un tablero dotado de letras y números con el que supuestamente se puede entablar contacto con los espíritus de los difuntos. Es muy similar al juego de la copa, en el que se coloca una copa boca abajo rodeada por las letras del alfabeto y los participantes colocan el dedo índice en la base de la misma.




Tabla Ouija.




Elijah J. Bond
El tablero ouija tiene un origen impreciso, situado en la moda espiritista que inundaba Occidente hacia finales del siglo XIX, y que dio lugar a una patente registrada el 28 de mayo de 1890 declarando al estadounidense Elijah J. Bond como su inventor, y a William H. A. Maupin y Charles W. Kennard como titulares. No está claro si Bond o los titulares inventaron realmente algo o simplemente patentaron una de las muchas planchettes (‘planchitas’) o «tablas parlantes» para comunicarse con los espíritus que circulaban por Europa y Estados Unidos. En todo caso, Kennard creó la empresa para la fabricación del tablero y comenzó a vender los primeros ejemplares en 1890. Kennard inventó asimismo el nombre ouija, afirmando que era una palabra egipcia que significaba ‘mala suerte’ (lo cual no es cierto). Afirmaba que su origen se remontaba hasta la época egipcia, aunque no presentó ninguna evidencia que probara tal afirmación. Posteriormente la patente fue vendida a William Fuld, antiguo empleado de Kennard, cuya compañía comercializó el juguete hasta que Parker Brothers adquirió los derechos en 1966. Fue Fuld quien afirmó que la palabra ouija era una mezcla de los vocablos oui y ja, que significan ‘sí’ en francés y alemán respectivamente. Actualmente, otras empresas comercializan este tablero, que en inglés se llama witchboard (‘tablero de bruja’).
En Cuba se utiliza como juego infantil.
 
 
 
Charles W. Kennard
    
William Fuld
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


William H. A. Maupin y familia.







 

 

 

  

Objetivo del tablero Ouija

Según sus partidarios, el tablero ouija tiene como objetivo el contacto (con o sin entrar en un trance mental) de las personas que participan en el juego con supuestos espíritus o «almas en pena», personas fallecidas (como santos católicos), mascotas fallecidas, e incluso con seres extraterrestres.


 Críticas

El experimento Bayou

En un experimento realizado por el profesor de secundaria Larry Bayou, en el cual los participantes no veían las letras que señalaban, no se formó ni una sola palabra coherente en el tiempo que duró la prueba. Esto demostraría que son los participantes quienes realmente crean las palabras (ya sea de manera voluntaria o inconsciente), y que por lo tanto necesitan ver el tablero.
Esto da pie a la teoría de la acción ideomotriz, es decir, el movimiento del vaso o pieza que sirva de marcador sería movida por pequeñas presiones de los dedos.

 

Religión

Desde el punto de vista religioso la crítica apunta no a la falta de efectividad del tablero ouija sino precisamente a su efecto. Según algunas corrientes religiosas, jugar al tablero ouija equivale a dar paso a entidades sobrenaturales malignas del más allá, que pueden causar daño a los jugadores.
La postura católica oficial es que más allá de los efectos peligrosos de esta y otras prácticas (espiritismo, adivinación, hechicería), las mismas son contrarias al respeto que se debe tener a Dios porque «encierran una voluntad de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de granjearse la protección de poderes ocultos» (Catecismo de la Iglesia Católica, 2116).




Efecto ideomotor

       
El efecto ideomotor es un fenómeno psicológico en el que un sujeto realiza movimientos inconscientemente, de manera automática, desencadenada por un estímulo particular en la zona respectiva, que debe sobrepasar cierto umbral, de lo que se deduce que no depende de la especificación de un objeto para producirse (reflejos) similar a la pilo-erección frente a cambios térmicos. Erróneamente los atribuye a alguna fuerza "paranormal" o "sobrenatural". Fenómenos supuestamente inexplicados como la kinesiología aplicada, la escritura automática, la radiestesia, la llamada "comunicación facilitada" y la "Ouija" pueden ser atribuidos a este efecto. El autoengaño que genera es extremadamente poderoso, al punto que muchos sujetos no pueden ser convencidos de que los desplazamientos se originan exclusivamente en sus mentes.
El término fue usado por primera vez, según la mayoría de las versiones, por William Carpenter alrededor de 1852 para explicar su teoría de que los movimientos musculares pueden ser independientes de los deseos y emociones conscientes. Todas las pruebas científicas posteriores, diseñadas y conducidas por William James, Michel Chevreul, Ray Hyman y Michael Faraday, demostraron que algunos fenómenos atribuidos a fuerzas paranormales se deben en realidad al efecto ideomotor.
  

Radiestesia

   
Fotothek df tg 0000310 Bergbau ^ Bergwerk ^ Rute ^ Grube ^ Rutengänger.jpg
La radiestesia o rabdomancia es una actividad pseudocientífica que se basa en la afirmación de que los estímulos eléctricos, electromagnéticos, magnetismos y radiaciones de un cuerpo emisor pueden ser percibidos y, en ocasiones, manejados por una persona por medio de artefactos sencillos mantenidos en suspensión inestable como un péndulo, varillas "L", o una horquilla que supuestamente amplifican la capacidad de magneto recepción del ser humano. 
  
 
 

Etimología

Radiestesia" es un neologismo construido a partir de dos términos: el latino radium: ‘radiación’ y el griego aesthesia: ‘percepción por los sentidos’ o ‘capacidad de sentir’ (de aesthesis: ‘percepción’).
La palabra "rabdomancia" proviene del griego rhabdos: ‘vara’ y manteia: ‘adivinación’. Este término fue acuñado en 1785.
 

Zahoríes

Un zahorí, a veces llamado radiestesista o rabdomante, es alguien que afirma que puede detectar cambios del electromagnetismo a través del movimiento espontáneo de dispositivos simples sostenidos por sus manos, normalmente una varilla de madera o metal en forma de "Y" ó "L" o un péndulo. Los zahoríes afirman ser capaces de detectar la existencia de flujos magnéticos o líneas ley, corrientes de agua, vetas de minerales, lagos subterráneos, etc. a cualquier profundidad y sustentan la eficacia de la técnica en razones psicológicas, y los movimientos de los instrumentos por el efecto ideomotor. Mientras para algunos defensores de la técnica, se trataría de una habilidad explicable por la ciencia, otros la tratan de "facultad supranormal".
 
 

Antecedentes

La radiestesia en su variante tradicional de búsqueda de aguas subterráneas es una práctica llevada a cabo desde hace al menos 4500 años. Ha sido ampliamente practicada desde tiempos remotos, a falta de conocimiento geológico o de instrumental científico, si bien hoy día sigue teniendo amplio uso en zonas rurales.
 
 

Intentos de explicación

Los primeros intentos de explicación científica se basaban en la noción de que las varillas del zahorí eran físicamente afectadas por emanaciones de las sustancias de interés. Por ejemplo, William Pryce en su Mineralogia Cornubiensis de 1778.
En 1986, la revista Nature, incluyó el zahorismo en una lista de "efectos que se presuponían paranormales, pero que pueden ser explicados por la ciencia". En concreto, el zahorismo puede ser explicado en términos de pistas sensoriales y conocimientos previos del zahorí, efectos de expectativas y probabilidad.
Los escépticos y algunos creyentes piensan que el instrumento usado por el zahorí no tiene energía propia, sino que amplifica pequeños movimientos inconscientes de las manos, efecto conocido como efecto ideomotor. Esto haría de la varilla un instrumento de expresión de conocimiento o percepción subconsciente del adivino.
Algunos autores afirman que el ser humano podría ser sensible a pequeños gradientes del campo magnético terrestre, aunque no hay evidencia sobre ello.
El zahorismo, tal y como se practica hoy en día parece haberse originado en Alemania durante el siglo XV para encontrar metales. Ya en 1518 Martín Lutero la citaba como una violación del primer mandamiento, al considerarlo un acto de brujería en su obra Decem praecepta. En la edición de 1550 de la Cosmographia de Sebastian Münster aparece un grabado de un zahorí con una varilla en Y en unas extracciones mineras. En 1556, Georgius Agricola realiza una detallada descripción del zahorismo para la búsqueda de metales.
En 1662, el jesuita Gaspar Schott afirmó que la práctica era una superstición, e incluso satánica, aunque posteriormente diría que no estaba seguro de que el diablo fuera siempre el que movía la varita.
El uso de varas o ramas para la localización ha sido un elemento popular de las creencias populares de principios del siglo XIX en Nueva Inglaterra. Los primeros líderes mormones, religión surgida en esa época, participaron de esas creencias. Así, Oliver Cowdery, escriba del Libro de Mormón y uno de los doce apóstoles de la Iglesia Mormona, usó una varilla para practicar la adivinación.
El término radiestesia aparece en inglés por primera vez en los años treinta, proveniente del francés radiésthesie creado hacia el año 1890 por el abad Alexis Bouly quien fundaría la Sociedad de Amigos de la Radiestesia.
 
 

Práctica

Técnica

 
 
El practicante de la radiestesia emplea una varilla vegetal o metálica o bien un péndulo, que aparentemente sirve de estímulo para percibir el lugar indicado. No obstante algunos radiestesistas utilizan otro tipo de equipos, o no se sirven de ninguno.
Quienes hacen uso de la horquilla de árbol, preferentemente avellano común o sauce, la sostienen con las dos manos y en una postura determinada (ver ilustración) mientras el sujeto recorre el terreno a explorar, hasta que su movimiento indique la presencia buscada.
 

Usos

La radiestesia practicada con péndulo es una técnica de medicina alternativa que pretende servir para el diagnóstico y esta muy relacionada con los campos descritos por la acupuntura. Una utilidad conocida de la radiestesia, quizá la de más larga tradición, es la realizada por los denominados zahoríes, que aseguran ser capaces de encontrar los sitios más favorables para la excavación de pozos, donde el nivel freático es más accesible, por medio de estas técnicas.
Los usos pretendidos de la radiestesia son muchos. Con ella se intenta:
  • diagnosticar enfermedades,
  • obtener medidas exactas,
  • encontrar agua,
  • encontrar minerales,
  • inventariar recursos naturales,
  • predecir estados actuales o futuros de la materia viva,
  • encontrar objetos perdidos,
  • ubicar puntos de radiación de energía,
  • encontrar personas, etc.
  • adivinar números y combinaciones.


Comprobación

Los experimentos controlados no han confirmado nunca los efectos proclamados, así que se tiende a no tener la confianza en esta práctica y consideran que sus resultados no van más allá del azar:
Estudios: en 1948 un estudio que evaluó la habilidad de 58 zahoríes para detectar agua, una revisión de varios estudios controlados en 1979, Christopher Bird en 1979 con el título de The divine hand y James Randi, en el libro Flim-Flam!, todos ellos demostrando en uno u otro aspecto el efecto como un fraude.
Un estudio de 1987 y 1988 en Múnich por Hans-Dieter Betz y otros científicos que en declaraciones de Jim T. Enright, consideró que los experimentos proporcionaban "la prueba más convincentemente imaginable en contra de que los radiestesistas puedan hacer lo que afirman", recalcando que el análisis de los datos fue "especial, no convencional y retocados", realizando "análisis más convencionales".
Más recientemente un estudio en Kassel (Alemania) bajo la dirección de la Gesellschaft zur Wissenschaftlichen Untersuchung von Parawissenschaften (GWUP) [Sociedad para la Investigación Científica de las Paraciencias] y Richard Dawkins realizó un experimento controlado y filmado con diversos rabdomantes, sin que ninguno de ellos consiguiera resultados positivos.



Cruces de Hartmann
 

En radiestesia, los cruces de Hartmann o cruces de las líneas Hartmann son las intersecciones de las supuestas líneas de fuerza de la red Hartmann y se corresponden con puntos donde una energía imaginaria es más intensa. La existencia de esta red de líneas de energía fue postulada por el doctor Peyré hacia 1935 y más tarde sus ideas fueron extendidas por Ernst Hartmann. La energía de esta red de ondas o radiaciones procedería del interior de la Tierra.
El doctor Ernst Hartmann basó sus ideas en las medidas que hizo en 1951 cuando pretendió medir la resistencia eléctrica de diversas personas en distintos lugares. Sus interpretaciones de los resultados de sus investigaciones le llevaron a proponer las líneas y los cruces que llevan su nombre.



Las líneas Hartmann y sus intersecciones

Según Peyré serían líneas rectas perpendiculares de 21 centímetros de ancho y separadas por 2'50 metros de distancia en sentido Norte-Sur (polaridad negativa "-"; posible naturaleza magnética) y separadas por 2 metros en sentido Este-Oeste (polaridad positiva "+"; posible naturaleza eléctrica). También llamadas líneas H, conformarían una red gigantesca de energía que abarca toda la Tierra y que crea radiaciones rectilíneas, por lo cual también es llamada Red Global de Radiación, extendiéndose hasta unos 2000 m de altitud.
Los cruces o intersecciones de estas líneas de fuerza de la red estarían ocupados por cuadrados de 21 centímetros de lado, donde la energía está más concentrada y su efecto nocivo puede hacerse más notorio.


Existencia y efectos sobre los seres vivos

Los radiestesístas califican estos cruces como puntos geopatógenos pero no existen evidencias de la existencia de dichos "Cruces de Hartmann" y por lo tanto, menos aún de que sean perjudiciales para la salud de los seres vivos.



Curiosidades


MATÓ A SU AMIGO DE 14 AÑOS PORQUE “SE LO DIJO UNA TABLA OUIJA”
Un joven de 15 años enfrenta cargos de intento de asesinato, después que la tabla, conocida como "Ouija", le ordenó que acuchille en su abdomen a su amigo de 14 años. La navaja del agresor le causó heridas en los intestinos a la víctima. El insólito hecho ocurrió en Weslaco, en Texas, Estados Unidos.
La agresión ocurrió luego de que tres estudiantes del colegio Weslaco East se escaparon de clase el 29 de febrero y se fueron a un bosque, al norte de la escuela donde usualmente se juntaban a fumar marihuana. Uno de los voceros de la policía señaló: "Era como cualquier otro día, excepto que uno de ellos ya había tomado la decisión de dañar a su amigo basado en lo que le dijo la tabla Ouija".

La navaja del acusado perforó el abdomen del joven de 14 años y le causó heridas en sus intestinos. El agresor le dijo a la víctima que lo ayudaría si le mentía a la policía, diciendo que se cayó sobre la navaja.

 Una vez que la víctima estuvo de acuerdo, los tres adolescentes caminaron a un negocio, donde un hombre llamó a primeros auxilios. Luego, se trasladó al joven al Centro Médico de McAllen, donde lo operaron. "La víctima hizo lo que le dijo su amigo y nos mintió", agregó el vocero de la policía J. P. Rodríguez.

Los investigadores interrogaron al tercer adolescente, de quien la policía cree que no le fue pedido que guardara el secreto de las intenciones del agresor. El estudiante les dijo a los oficiales lo que ocurrió, y los investigadores encontraron la navaja en una zona cercana.
La policía arrestó al joven de 15 años y un juez lo acusó de intento de asesinato. Los oficiales lo trasladaron al Centro de Detención Juvenil del Municipio de Hidalgo. Las autoridades no dieron a conocer más información debido a la edad de los jóvenes.
 
 
 
 
LA HISTORIA DE JENNIFER LYNN SPRIGMAN


Jennifer era una adolescente de 14 años que había nacido en Illinois, Estados Unidos. Sus amigos la describían como una joven nerviosa y algo sugestionable. Eran finales de 1972 y una amiga le preguntó si deseaba jugar a la ouija. Jennifer aceptó y, al hacer contacto, preguntó la edad a la que moriría. El puntero de la ouija se movió, deletreando el número 18 y luego “asesinada”, “estrangulada”. Su amiga cuenta que Jennifer empezó a temblar tanto que tuvieron que dejar de jugar. Años después, cuando Jennifer y su amiga habían olvidado el accidente, Jennifer estaba realizando los preparativos para su próxima fiesta de cumpleaños. Era octubre de 1976 y cumpliría 18 años. Su madre cuenta que ella sí recordaba lo sucedido a su hija con la ouija, y recordaba lo que le contó acerca de su muerte. “Estaba algo inquieta, pero me decía que era una tontería, que no podría ser cierto”. Una tarde, Jennifer salió de casa para reunirse con otros amigos en una cafetería, pero no volvió. Tampoco había llegado a la reunión con sus amigos. Dos días más tarde encontraron su cadáver dentro de una bolsa de basura, a orillas de un río. Había sido estrangulada. Aún hoy se desconoce la identidad de su asesino.
 
 
 
AMIGOS SATÁNICOS
 
 
En 1995 en Arkansas, dos chicos de 20 años que profesaban el satanismo invitaron a otros dos amigos a jugar a la Ouija para supuestamente comunicarse con un ser del más allá, a quien ellos nombraban como “el amo”. Los mismos muchachos terminaron apuñalando a sus invitados y cuando fueron ingresados a un hospital psiquiátrico aseguraron que “el amo”, por medio de la Ouija, les había ordenado actuar de esa manera.
 
En un caso más reciente, un adolescente de 15 años identificado como Colin Roberts fue encontrado colgado de un árbol junto a una iglesia de Belfast, después de que un espíritu malvado supuestamente le hablase por medio de la Ouija.






sábado, 21 de abril de 2012

El Caleuche

Su nombre deriva de los términos mapudungun Kalewtun que significa "transformar" y che, "gente"; es decir "gente transformada", aunque también recibe otros nombres como "Buque de arte", "Barcoiche", "Buque de fuego". Se cree que su origen data de una versión modificada de la leyenda del "Holandés errante", o lo que es más interesante, de un barco real navegado por un pirata, también holandés, llamado Vincent Vaneucht que recorrió el archipiélago chileno con sus fechorías y contrabandos. El barco en cuestión desapareció sin dejar rastros, seguramente producto de un naufragio.


Según Gabriela Mistral...


"El Caleuche es un barco pirata, es decir, un forajido del agua noble, que para cumplir mejor sus aventuras corre millas y millas por debajo de ella, tan escondido que en semanas y meses se le pierden las trazas y parece que ya se ha muerto o ha dejado por otro el mar de los chilotes. El mar ha pactado con él desde todo tiempo y le cumple el convenio de esconderle al igual que sus madrépoas y sus últimos peces de pesadilla.



Pero de pronto, en la noche más sola de aquellas del Sur, el Caleuche saca entero su cuerpo de ballena y corre un buen trecho a ojos vistas, navegando a toda máquina (que las tendrá), casi volando, sin que pueda darle alcance ni barco ballenero ni pobrecita lancha pescadora a los que se le ocurra seguirlo.


Aquello que corre, a la vista de los pescadores locos de miedo, es un cuerpo fosforescente, de proa a popa, sin velas, que de nada le servirán, cuya cubierta pulula de demonios del mar y una tribu de brujos asimilados a ellos. Y el todo, aperos y equipaje, ofrece un aire de festival o de kermesse, arrancada a la costa y que va por el mar corriendo una cita para solemnidad aún mayor.


El Caleuche puede ser criatura por si misma y puede ser industria suma de los demonios hecha oro del mar, y cáñamos del mar, y azufres del mar, que lo convierten en organismo o fábrica de fuego.



El Caleuche no se puede decir exactamente que es, por no parecerse a otra cosa que...al Caleuche. Puestos en el aprieto de definirlo, tartamudeamos negaciones. No es una ballena, aunque se le parezca en su maña para voltear las barcas de pesca, y "no" es un buque, aunque así lo digan sin otra razón que la de navegar válidamente y siempre.


El Caleuche lleva consigo, pues la tripulación, que dijimos de demonios luminosos y de brujos "de gran parte". De los demonios no se sabe otra cosa que su índole contra-ángeles; de los brujos se sabe que llevan la cara vuelta hacia la espalda y la pierna izquierda torcida como la cara y además encogida; caminan la cubierta saltando sobre un pie y son esperpentos toda la vida".


 
Además de los datos aportados por Gabriela Mistral, son conocidas muchas otras cualidades del Caleuche tal como lo cuentan distintos folkloristas y personas de la región. Por ejemplo que es esquivo y que no le gusta ser visto de frente; si algún cristiano se atreve a hacerlo recibe una maldición que le tuerce el cuello o bien cae súbitamente muerto en el mismo lugar. Para poder mirar esta nave hay que hacerlo de soslayo o sin que ninguno de su tripulación se percate de ello. Tiene la facultad de hacerse invisible, aunque también puede transformarse en un tronco, un banco de algas, rodearse de una espesa niebla, convertirse en una ballena o un aparente grupo de aves marinas.


Este buque endemoniado se nutre de tripulación con los muertos y desaparecidos de naufragios, cuando estos ocurren, aparece el Caleuche para subirlos a su cubierta y mantenerlos a su servicio durante un siglo mediante un pacto infernal. A algunos de estos obligados marinos, al transcurrir de un año, se les deja visitar una noche a su familia a quienes le dejan una bolsa con monedas de oro, plata, anillos y collares, que es el pago por los servicios que cumplirá el desdichado, se dice que su aspecto es siempre el mismo de aquel día en que naufragaron, aunque se presentan como zombis, seres sin voluntad, muertos en vida. A bordo del barco son tontos y desmemoriados, pues a los que controlan a la tripulación no les interesa que se sepa de qué sumergidas ciudades maravillosas obtienen sus tesoros, aún así, si alguno que hubiere visto tales maravillas tiene el desatino de hablar de ello es severamente castigado y perdido para siempre.

 

La historia de Caleuche ha inspirado la realización de la película "LA NAVE DE LOS LOCOS" (Ricardo Wullicher - 1996). Esta coproducción argentino-española, comprendida en el denominado "realismo mágico latinoamericano", nos habla sobre la defensa de la tierra y el ecologismo. Fue rodada en la Patagonia, y narra el enfrentamiento entre una comunidad de indios Mapuches que se niegan a abandonar las tierras sagradas de sus antepasados y unos constructores que quieren levantar en el lugar un complejo turístico de alto nivel. Un cacique, obrando dentro de la ley de su pueblo, incendia el lugar para proteger las tierras, e involuntariamente provoca la muerte de un joven. Una vez llevado a juicio se niega a defenderse, y espera un acontecimiento mágico: la llegada de Caleuche, la nave de los locos.



domingo, 11 de marzo de 2012

Hotel Provincial en New Orleans



Durante la Guerra Civil norteamericana, este hotel sirvió como hospital y desde entonces se han visto los fantasmas de soldados confederados pululando por el recinto. Algunos huéspedes dicen haber encontrado restos de sangre en la ropa de cama y que misteriosamente se desvanece del mismo modo que aparece. Otros dicen haber escuchado a soldados heridos pidiendo ayuda. El edificio número 5 es el que se recomienda para experimentar mejor las sensaciones paranormales.   

Una historia habla del fantasma de un soldado de la década de 1930, que amaba la música country, y que cambia la emisora de radio que haya puesta en la habitación si esta no está emitiendo música country.




El Hotel Buxton Inn en Ohio



Uno de los lugares más poblados por los fantasmas en el estado, Buxton Ohio’s Inn es conocida por sus numerosas apariciones. Los informes de avistamientos de espíritus se remontan a la década de 1920, cuando la gente vio lo que parecía Orrin Granger, el hombre que construyó la posada a principios de la década de 1800. También la habita Bonnie, una ex posadera que murió en la habitación 9 y se dice que la habita también en la actualidad. Los huéspedes de la habitación afirman haber visto a una mujer vestida de azul, que era el color favorito de Bonnie.

Este histórico lugar ha tenido varios dueños e ilustres visitantes, desde Abraham Licoln a Cameron Diaz. Sin duda el dueño que más echa de menos el hotel es Horton Buxton, quien la gestionó desde 1865 a 1902. Desde entonces parece que no se ha ido, y cada tarde de frío puede verse cómo su mecedora favorita se mueve junto a la chimenea.

El bar también es ocupado por otro fantasma, en este caso el del gato de otro antiguo dueño. Su espectral sombra se deja ver con frecuencia entre los clientes a la hora de la cena.   







viernes, 9 de marzo de 2012

El Hotel Crescent



Se ubica en Eureka Springs, Arkansas, y es un hotel y spa histórico magnífico, en la cresta de la Mountain West. Este hotel y balneario fue construido en 1886 y aún hoy es uno de los lugares más famosos y de visita obligada en Eureka Springs.

El hotel, cuando de especial estilo arquitectónico, con paredes de 18 pulgadas, balcones sobresalientes, algunas torres y tiene como el elemento más singular es la hermosa chimenea de piedra situado en el vestíbulo. Cuando el hotel fue completamente terminado, su construcción tuvo un costo de hasta 294.000 dólares de la época. La inauguración tuvo lugar el 20 de Marzo de 1886 y fue nombrado por el complejo hotelero más lujoso de América: el "Eureka Springs Times." Las habitaciones de lujo y bello paisaje impoluto, hizo que este hotel único, de 1908 a 1924, se convirtiera en el Escuela y Conservatorio Crescent para jovencitas y sólo durante los meses de verano se utilizaba como un hotel propiamente dicho. Pronto, la universidad no pudo mantener la conservación y los gastos, así que después de 16 años la universidad fue cerrada.

A través de los años, el Hotel Crescent ha funcionado bajo muchos nombres y ha tenido otras funciones (incluso hospital de cáncer en algún tiempo), sin embargo, los fantasmas que deambulan aún por los pasillos que nunca cambian.

En 2002, su renovación fue completada y el magnífico hotel fue completamente restaurado a su estado original. Puede ser el hotel más bonito en toda la zona de los Ozarks,…. pero también se reafirmó por ser el lugar con más fantasmas en todos los Ozarks.

El fantasma de un albañil irlandés llamado "Michael" -por el personal-, es el que se ve con más frecuencia que cualquier otra aparición: se cree que fue uno de los canteros que ayudó en la construcción del hotel en 1866. La leyenda dice que mientras Michael estaba trabajando en el techo,  fuecuando perdió el equilibrio y se cayó. A esta presencia le gusta jugar con las luces, los televisores y abrir las puertas,… cuando no decide ser aún más travieso y aterrador: le encanta atravesar con su mano espectral el espejo del baño de la habitación 218 (se recomienda que no la reserve).

En el tercer piso del hotel, se puede obtener con suma facilidad la visión de una enfermera vestida de blanco empujando una camilla en el pasillo: este espectro sin nombre es sólo vista después de las 11 de la noche, la hora en que justamente los pacientes con cáncer que vivieron y murieron en el pasado en el hotel, era trasladados de sus habitaciones. Igualmente, “Teodora”, es una antigua paciente de cáncer que aún permanece en la habitación 419: ella sólo ha sido visto por las mucamas del hotel. Parece ser algo tímida, ya que sólo se presenta de improviso y luego se desvanece.
 
 



 
 
 
 

jueves, 8 de marzo de 2012

The Golden Lamb Hotel



Este hotel-restaurante lleva más de doscientos años ininterrumpidos abierto al público. Han pasado por él doce presidentes de EEUU, Charles Dickens y Mark Twain.

Algunos de sus visitantes murieron aquí, como Charles R. Sherman, un juez de Ohio que desde que falleció en 1829 se aparece a los visitantes dejando tras de sí un intenso olor a tabaco en un lugar donde no se puede fumar.

Pero sin duda, el fantasma más famoso es el de Sarah, una sobrina de Isaac Stubbs, un antiguo propietario del hotel. Sin embargo, testigos presenciales atribuyen el fantasma a Eliza Clay, la hija de otro propietario y que falleció de una terrible fiebre en 1825. Su habitación es la que registra mayor actividad y donde se oyen más golpes en paredes y muebles.


Lobby del Hotel Golden Lamb.

Restaurante del hotel.