domingo, 1 de junio de 2014

La silla maldita de Busby

Tom Busby era un canalla, uno de esos que pasan más tiempo borrachos que sobrios y se ganan la vida robando, estafando y engañando. A pesar de ello, logró enamorar a la bella Kirby Wiske y se casó con ella aún contando con la tenaz oposición del padre de la muchacha, quien meses después de la boda todavía no perdía la esperanza de recuperar a su hija de las garras de semejante villano.


Una noche, tras regresar de la taberna, Busby entró en casa y se encontró a su suegro esperándole tranquilamente sobre su silla favorita, una vieja silla de roble con respaldo alto. Montó en cólera al oír cómo el padre de su mujer le comunicaba que aquella misma noche tenía la intención de llevársela con él de regreso al hogar familiar. Sin miramientos, lo tomó de las solapas y lo arrojó a la calle.
Probablemente Busby se encontraba muy ebrio. Tras darle vueltas de forma obsesiva a la idea de que su suegro no cesaría hasta llevarse a su hija, se dirigió a la casa de este, irrumpió en ella y lo asesinó, dicen que estrangulándolo con sus propias manos. Busby fue detenido, juzgado y condenado a morir en la horca. La sentencia se ejecutó en un lugar muy próximo a donde la pareja había vivido. Corría el año 1702.

En la actualidad, la casa de Tom Busby es una taberna que, en su honor, se llama The Busby Stoop Inn y lleva muchas décadas abierta. Se dice que su fantasma puede verse algunas veces paseando por ella, con la soga todavía al cuello, y que una vieja silla conservada allí hasta finales de los años '70 es la suya y está maldita. Cuentan que mientras lo arrastraban a los calabozos, Busby juró que cualquiera que se sentase en ella moriría al poco tiempo de una forma tan repentina y violenta cómo lo había sido su propia muerte. Y, según afirman, la maldición ha venido cumpliéndose desde hace tres siglos.

A la silla se le atribuyen más de sesenta víctimas, aunque estas siempre podrían deberse a una casualidad. Entre ellas se cuenta un piloto de la RAF muerto en combate; un automovilista fallecido a causa de un accidente de tráfico; un autoestopista atropellado tras salir de la taberna... Estas personas murieron después de sentarse en la vieja silla del Busby Stoop Inn, dentro de un plazo que va de unos minutos a meses. En principio nada anormal, más allá de la coincidencia. No obstante, el propietario de la taberna durante los años '70, Simon Theakston, afirmaba estar convencido de que la maldición era auténtica, y consideraba que durante los últimos 200 años se habían producido demasiadas muertes relacionadas con la silla como para tratarse de una casualidad. En 1978 decidió deshacerse de ella entregándola al Thirsk Museum, en donde se exhibe desde entonces, sujeta por cadenas al techo de una sala para que de esta manera nadie pueda sentarse en ella.






domingo, 25 de mayo de 2014

¿Quién es Annabelle?

Lorraine Warren sostiene a "Annabelle".
El juguete pertenecía a una tradicional línea de productos infantiles conocidos como Raggedy Ann.
El personaje había sido creado por Johnny Gruelle en 1920 y se destacó en una exitosa saga literaria. A partir de 1935 sobresalió como uno de los productos infantiles más vendidos en los Estados Unidos que inclusive llegó a tener sus propios cortos animados a cargo de los legendarios Estudios Fleischer, responsables de los primeros dibujos de Superman y Popeye.

Para 1970 esta clase de muñecas no habían perdido su vigencia y seguían generando atracción en niñas y coleccionistas de juguetes.

Donna era una estudiante de enfermería que vivía en una casa junto a Angie, una amiga que cursaba la misma carrera universitaria.
Cuando cumplió 20 años su madre le regaló una muñeca que tenía el tamaño real del cuerpo de un niño de dos años.
Sin embargo, el regalo que había recibido Donna resultó ser muy diferente.
Las situaciones extrañas en un principio fueron muy sutiles.

Donna solía decorar su cama con la muñeca y empezó a notar que cuando volvía de la universidad el juguete no se encontraba en la posición en la que lo había dejado.
La situación se volvió preocupante cuando las jóvenes entraron un día a la casa y se encontraron con la pequeña Ann arrodillada frente a la puerta de entrada.
Ahora la muñeca se trasladaba sola por los cuartos.

Lou era el novio de Donna y desde que el vio el juguete por primera vez sintió un rechazo enorme hacia el regalo que le habían hecho a la joven.
Había algo siniestro en esa muñeca de apariencia inocente que no podía explicar.

El tema pasó a ser más serio cuando las chicas empezaron a encontrar mensajes en la casa escritos con la letra de un niño en papeles de pergamino.
Los mensajes era siempre los mismos: “Ayuda“ y “Ayuda a Lou”.

La primera reacción fue el temor al que alguien estuviera entrando en la propiedad para hacer ese tipo de bromas pesadas.
Donna y Angie decidieron tomar precauciones por miedo que se tratara del algún delincuente y fue por aquellos días cuando la situación empeoró.
Una noche al entrar en su cuarto Donna encontró a la muñeca sobre su cama con las manos manchadas por un líquido que parecía ser sangre.
La situación había asustado a la jóvenes y decidieron acudir a una medium que se encargó de revisar la muñeca.
Así fue que se enteraron que en el juguete habitaba el espíritu de una niña de siete años llamada Annabelle Higgins, quien había sido asesinada en la zona donde se encontraba la casa y que muchos años atrás había sido un campo donde ella solía jugar.

El espíritu de Annabelle le dijo a la medium que ella se se sentía cómoda frente a la presencia de Donna y Angie y les pedía que la aceptaran para que pudiera ser amada y cuidada por ellas.
Conmovidas por la historia las estudiantes de enfermería entonces aceptaron al espíritu en sus vidas y comenzaron a llamarla Annabelle.

Para Lou la decisión de su novia le parecía una completa locura y le aconsejó reiteradas veces que se deshiciera de la muñeca.
Al poco tiempo que se reveló la historia de Annabelle el muchacho comenzó a tener pesadillas recurrentes con el juguete.
Lou había decidido terminar con de una vez por todas con la muñeca pero Annabelle actuó primero.
Sucedió un día en que los jóvenes se encontraban preparando los detalles de un viaje que iban a realizar.
De repente se escucharon ruidos en la casa como si algún intruso hubiera irrumpido en el lugar por la fuerza.
Los ruidos provenían del cuarto de Donna. Lou entró en la habitación y descubrió que todo estaba en orden salvo por un detalle.
Annabelle no estaba en la cama sino que se encontraba sentada en una esquina de la habitación. En el momento en que el muchacho se acercó a la muñeca sintió una extraña presencia sobre sus espaldas como si alguien se encontrara detrás suyo.
Un dolor se manifestó sobre su estómago y su pecho empezó a sangrar y manchar su remera. Eran siete cortadas que tenían el aspecto de una garra.

El Padre Egan era un respetado sacerdote de la comunidad de Connecticut y cuando escuchó la historia que le contaron las estudiantes de enfermería enseguida supo que se trataba de una situación paranormal.
Como no quería sacar falsas conclusiones discutió los hechos con el Padre Cooke, quien tenía una posición elevada dentro de la Iglesia y conocía a dos expertos en demonología que iban a saber como tratar el caso y descubrir si realmente se trataba de la presencia de un espíritu en la casa de las chicas.

Lorraine y Ed Warren.



Ed y Lorraine Warren eran un matrimonio que contaban con gran experiencia en el tema y habían fundado en 1952 La Sociedad de Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra además de abrir el famoso Museo del Ocultismo en Connecticut que sería el destino final de Annabelle. Entre sus casos destacan su investigación en Amityville, al ser unos de los primeros investigadores que pisaron la casa. Han sido responsables de preparar varias pesquisas de lo paranormal en investigaciones demonológicas, entre los que se incluyen, Dave Considine, Lou Gentile y su sobrino, John Zaffis.

Los investigadores trabajaron durante varias semanas en el caso hasta que llegaron a la siguiente conclusión.

Annabelle Higgins no existía y las estudiantes de enfermería habían cometido serios errores que les podían haber costado la vida.

Ed Warren determinó que la muñeca no estaba poseída sino embrujada, que es algo muy distinto.
A lo largo de su carrera descubrió que los espíritus no poseen objetos materiales sino personas. En la casa de Donna había una entidad demoníaca que se encargaba de movilizar la muñeca para crear la ilusión que estaba viva.

La muñeca era un objeto que el espíritu usaba para atraer la atención de las jóvenes. Su verdadero objetivo era poseer a Donna.
Cuando llamaron a la medium y convocaron al espíritu le abrieron la puerta a una entidad maligna al que encima le dieron un nombre (Annabelle) y aceptaron su presencia en el lugar.
En el momento en que le dieron reconocimiento a la muñeca también le dieron poder al demonio que la utilizaba.

Lou había sido atacado porque era una amenaza para la entidad paranormal, ya que él quería deshacerse de la muñeca.

Finalmente los Warren junto con el sacerdote Cooke decidieron hacer un exorcismo en la casa para limpiar el lugar de la energía maligna y negativa que había en todas las habitaciones.

Como no podían tener la seguridad que el ente demoníaco se hubiera desapegado de la muñeca por completo, los Warren decidieron llevarse con ellos al juguete para tenerlo custodiado y que no terminara en manos de otras personas que vivieran lo mismo que las jóvenes universitarias.
La pareja no tardó en comprobar que el espíritu seguía vinculado a la muñeca.
Un tiempo después los investigadores fueron testigos de como el juguete aparecía en distintas habitaciones de su casa o se instalaba en la silla de la oficina de Ed.

El sacerdote exorcista Jason Bradford que había colaborado con los Warren en algunos casos un día intrigado por la historia sintió curiosidad de conocer a Annabelle.
Cuando la tuvo en sus manos la zamarreó e hizo el comentario que no tenía ningún poder ni podía lastimar más a nadie.

Aquella misma noche mientras el sacerdote regresaba a su casa los frenos de su auto fallaron y ocasionaron un accidente en una autopista. El Padre salvó su vida de manera inexplicable y su auto quedó completamente destruido.
A partir de ese momento los Warren decidieron encerrar a Annabelle en una casilla especial cerrada con llave.
Desde entonces la muñeca nunca más se movió pero volvió a ser noticia hace unos años por un hecho misterioso.

El museo de los Warren con objetos embrujados actualmente está abierto al público que puede recorrerlo con visitas guiadas y conocer a Annabelle entre otras cosas escalofriantes.
Una pareja de adolescentes fue un día al museo. El muchacho que estaba acompañado de su novia se burló de la muñeca y la historia que contaron los guías y empezó a golpear la casilla donde estaba encerrada.
El propio Ed Warren tuvo que despedirlo del museo y la pareja se retiró en una moto.
Mientras el joven seguía haciendo chistes sobre Annabelle perdió el control del vehículo y terminó estrellado contra un árbol.

El chico murió en el acto y su novia estuvo un par de meses internada en un hospital.
¿Habrá sido responsable el ente que sigue vinculada a la muñeca?
Es algo imposible de comprobar.
En la 2º fotografía se ve a "Annabelle" en el Museo del Ocultismo de los Warren.
Sin embargo, la trágica anécdota siempre se les narra a los turistas en el museo de los Warren para evitar que otro chistoso decida hacer bromas frente a la presencia de Annabelle.

Los hechos narrados en esta artículo se hicieron públicos cuando se publicó en 1980 el libro de Gerald Britlle, “The Demonologist: The Extraodinary Career of Ed and Lorraine Warren” que recientemente fue reeditado en inglés con motivo del estreno de la nueva producción del director Wan, "El Conjuro".







jueves, 22 de mayo de 2014

¿Qué ocurrió a bordo del Ourang Medan?

En junio de 1947 (otros dicen que alrededor de febrero de 1948), los buques que atraviesan la ruta marítima del estrecho de Malaca, entre las costas de Sumatra y Malasia, afirmaron recoger una serie de señales en código morse de socorro (SOS). El mensaje del buque desconocido era tan simple como inquietante:


"Todos los tripulantes entre ellos el capitán están muertos, tumbados en la cubierta y el puente... es posible que toda la tripulación este muerta". Esta comunicación fue seguida por un sinsentido de indescifrable código Morse, a continuación, un mensaje final, sombrío: "Me muero". Esto fue seguido por un sepulcral silencio.

La escalofriante llamada de socorro fue recogida por dos naves estadounidenses, y captada por puestos de escucha británicos y holandeses. Los hombres de los puestos de escucha, lograron triangular la fuente de radio de estas emisiones y dedujeron que probablemente se trataba del carguero holandés SS Ourang Medan, que estaba navegando en el estrecho de Malaca.

Un barco mercante americano llamado la Estrella de Plata era el más cercano a la presunta ubicación del Ourang Medan. Comprendiendo la urgencia del mensaje de radio, el capitán y la tripulación de la Estrella de Plata no tardaron en cambiar de rumbo en un esfuerzo por ayudar al SS Ourang Medan. En cuestión de horas, la Estrella de Plata divisó al Ourang Medan subiendo y bajando en las agitadas aguas del Estrecho de Malaca.

A medida que la Estrella de plata se acercaba al Ourang Medan, la tripulación se percató que no había ninguna señal de vida en la cubierta. Los estadounidenses intentaron contactar a la tripulación holandesa, en vano. Fue entonces cuando el capitán de la Estrella de Plata decidió reunir a un grupo de abordaje. Los marineros elegidos para subir al buque holandés no tenían idea que serían partícipes de un suceso que se convertiría en leyenda.


Tan pronto como subieron a bordo del Ourang Medan, se dieron cuenta que las llamadas de socorro no eran exageradas. La cubierta de la nave estaba plagada de cadáveres, en cuyos rostros se reflejaba la horrible e inexplicable muerte de la que habian sido víctimas. Incluso el perro de la nave estaba muerto, en una congelada pose intimidante.

El equipo encontró los restos del capitán en el puente, mientras que los cadáveres de sus oficiales estaban en diferentes puntos de la nave. El oficial de comunicaciones todavía estaba en su puesto, tan muerto como el resto, sus manos descansando sobre el telégrafo. Todos los cadáveres, según los informes, tenían los ojos muy abiertos.

Mientras bajaban a las bodegas, los miembros del grupo de búsqueda siguió encontrando cadáveres, pero lo más inquietante para los miembros de la tripulación estadounidense, fue que afirmaron haber sentido un frío extremo en el punto más bajo de la bodega, a pesar de que la temperatura exterior era unos ardientes 40°C. El equipo no encontró evidencias del motivo de las muertes de la tripulación del mercante holandés, ni  halló daños en la nave.
El capitán de la Estrella de Plata decidió que se amarrase al Ourang Medan , para remolcarlo a puerto, pero tan pronto como el equipo conectó la línea de remolque a dicho barco se dieron cuenta de la presencia de humo en las cubiertas inferiores, concretamente de la bodega 4.


El grupo de abordaje apenas tuvo tiempo de cortar el cable de remolque y regresar a la Estrella de Plata antes de que el Ourang Medan explotara con tanta fuerza que se levantó del agua y se hundió rápidamente. La tripulación vió el barco holandés desaparecer bajo las aguas. Sin duda todos suspiraron aliviados de que el cable de remolque no los hubiera arrastrado hacia las profundidades también. Al hundirse el Ourang Medan se perdió toda prueba del barco, de su carga y de lo que pasó en el, entrando en el reino de los mitos y leyendas. Esto, ha hecho que sea uno de los grandes misterios de la era moderna en el mar. 

Mientras los rumores sobre el descubrimiento macabro de la Estrella de Plata, circularon a lo largo de las rutas de comercio de las Indias Orientales, el primer informe oficial del evento no se escribiría hasta mayo de 1952, en las "Actas del Consejo de la Marina Mercante", que fue publicado por el departamento de guardacostas de los Estados Unidos. El testimonio en ella describe el estado de los tripulantes holandeses:

"Sus rostros congelados estaban mirando hacia el sol ... miraban fijamente, como si tuvieran miedo ... sus ojos y bocas estaban abiertos".


Buscando respuestas

El primer problema era tratar de averiguar si el Ourang Medan existió, y más teniendo en cuenta que no aparecía en ningún registro oficial. Se sabía que la Estrella de Plata era real, pero no hay ningún informe de socorro al Ourang Medan.

Algunos investigadores han especulado que si el Ourang Medan era un barco real, posiblemente procedería de Sumatra, que en ese momento era una colonia de los Países Bajos en lo que se conoció como las Indias Orientales Holandesas. "Ourang" en indonesio significa "hombre" y " Medan" es la ciudad más grande de la isla de Sumatra; el nombre de este carguero seria: El "Hombre de Medan". Pero, mientras la etimología de su nombre podía dar alguna pista en cuanto a su origen, no hay registros burocráticos del Ourang Medan.

El autor e historiador Roy Bainton, que ha hecho la investigación más exhaustiva y reveladora sobre el tema del SS Ourang Medan, llegó a un callejón sin salida investigando acerca de la verdadera historia de "el barco de la muerte". En primer lugar se dirigió a la fuentes habituales, pero no pudo encontrar ninguna mención de la nave en los registros de la Aseguradora Lloyd o el Diccionario de los Desastres del Mar, 1824-1962. Entonces se puso en contacto con el Ministerio de marina del Reino Unido, el Secretario de la Marina y el Museo Nacional Marítimo de Greenwich, todos los cuales le dijeron que el único lugar para verificar los registros de buques holandeses se encontraba en Amsterdam. Bainton buscó en los registros holandeses, así como de la Autoridad Marítima de Singapur sin suerte. Cuando estaba a punto de abandonar su investigación, Bainton conoció al profesor Theodor Siersdorfer de Essen, Alemania, que había estado investigando el caso durante los años 50 y fue el primero en revelar los nombres de los dos barcos estadounidenses que habían captado las llamadas de socorro del Ourang Medan. Siersdorfer llevó a Bainton un folleto de 32 páginas en alemán escrito en 1954 por Otto Mielke, titulado "Das Totenschiffin der Südsee" o "barco de la muerte en el Mar del Sur". Mielke parecía saber mucho sobre el viaje del Ourang Medan, la carga, el tonelaje y la potencia del motor, e incluso, al parecer, el nombre del capitán. El folleto de Mielke da también la fecha de junio de 1947 y agrega otra pieza de peso para el rompecabezas, lo que ayudó a continuar con el interés de Bainton en el proyecto. Era la sospecha que en la bodega nº 4 del Ourang Medan hubiese una carga ilegal y altamente peligrosa. De acuerdo con Bainton:

"... Hay una explicación tentadora, a la desaparición física del barco y su desaparición de los registros. Mielke menciona un cargamento mixto, muy letal en el barco, 'Zyankali' (cianuro de potasio) y nitroglicerina ".

Bainton aseguraba que el Ourang Medan pudo haber llevado de contrabando gas nervioso o armas biológicas fabricadas por científicos japoneses durante la II guerra mundial. Estas armas habrían sido fabricadas por la unidad 731, cuyo mando estaba a cargo del bacteriólogo japonés Shiro Ishii. La unidad fue diseñada para la investigación clandestina y desarrollo de armas químicas y biológicas para asegurar la victoria de Japón a través de cualquier enemigo potencial.

Ishii estableció la Unidad 731 (cuyo nombre en código "Unidad de Tongo") durante la Segunda Guerra chino-japonesa, fue allí donde los científicos de su división llevaron a cabo algunos de los experimentos biológicos más lamentables conocidos por la humanidad durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta unidad secreta utilizo a seres humanos - incluyendo mujeres y niños - en sus experimentos atroces, que incluyeron de todo, desde la exposición a temperaturas bajo cero hasta estudiar los efectos de sustancias tóxicas en el cuerpo humano. Sin embargo, el general Douglas MacArthur, supuestamente en aras de la defensa nacional, da secretamente inmunidad a Ishii y a su personal a cambio de proporcionar a los EE.UU. su investigación sobre la guerra biológica, independientemente de los actos atroces que hubiese cometido. Es por eso que estos materiales peligrosos son cargados en el Ourang Medan cuando podría haber volado directamente a un laboratorio secreto, Bainton especula que tal vez el gobierno de los EE.UU. - o de otra potencia mundial - decidió utilizar como transporte un lento y poco visible carguero holandés para él llevarse la carga por razones de seguridad y ocultación. Bainton supuso que el agua de mar podría haber entrado en la bodega del barco, que reaccionaria con la carga y liberaría los gases venenosos, que luego causaron que la tripulación muriese al inhalarlos. En este punto, el agua salada podría haber reaccionado con la nitroglicerina, creando la explosión que se dice que causa la desaparición definitiva de la nave. Bainton especula que es por esta razón que los Estados Unidos borran todo registro de la existencia misma del barco.


El autor Vincent Gaddis, en su libro de 1965 "Horizontes invisibles", planteó la posibilidad de que un incendio o la avería en el sistema de la caldera de la nave podría haber sido responsable de la desaparición de la embarcación. Afirmó que el monóxido de carbono podría haberse filtrado causando la muerte de todos a bordo, mientras que el fuego creció lentamente, el tiempo suficiente de encender el combustible y provocar la explosión que hundió el barco. Muchos interrogantes y muchas posibles respuestas a uno de los grandes misterios del mar llamado Ourang Medan.




Fuentes: Wikipedia, radioactivity-mistery.blogspot.com.ar


martes, 20 de mayo de 2014

Baychimo: el barco fantasma del Ártico

 
 
El carguero a vapor Baychimo fue botado en Suecia en 1914 con el impronunciable nombre de Ångermanelfven, con bandera alemana. Durante la Primera Guerra Mundial realizó rutas comerciales entre Suecia y Alemania, y al acabar el conflicto fue entregado a Inglaterra como parte de las reparaciones de guerra que los germanos tuvieron que pagar. En 1921 lo compró la Hudson´s Bay Company, americana, que lo renombró con el que sería su nombre definitivo: Baychimo. Durante los siguientes años realizó hasta nueve viajes al norte de Canadá; su misión era entregar alimentos y suministros a la comunidad esquimal a cambio de pieles. Pesaba algo más de 1.300 toneladas y tenía 70 metros de eslora.
 
El 1 de octubre de 1931 el barco quedó atrapado en el hielo y la tripulación tuvo que caminar hasta el cercano pueblo de Barrow (la ciudad más septentrional de Estados Unidos; es aquí donde se desarrolla el cómic 30 días de Oscuridad) para buscar ayuda. Durante su estancia en Barrow el Baychimo quedó libre y la tripulación volvió a embarcar. El día 8 volvieron a quedar congelados, y esta vez el barco no se liberaría con tanta facilidad. Unos días después la Hudson´s Bay Company envió un avión para sacar de allí a parte de la tripulación, dejando 15 hombres atrás con la intención de aguantar el invierno como pudiesen. Un mes después, el 24 de noviembre, se desató una tempestad y los hombres buscaron refugio en unas improvisadas viviendas de madera que habían construido. Cuando la tormenta finalmente amainó, no vieron rastro alguno del barco. Supusieron que la tormenta lo habría dañado y hundido, pero se equivocaban: unos días después, supieron por un cazador de focas esquimal que el barco había vuelto a quedar atrapado en el hielo a más de 70 kilómetros de su anterior posición. Los 15 hombres buscaron la nave y, creyendo que no sobreviviría al invierno, rescataron lo que pudieron y abandonaron el barco a su suerte antes de volver a sus casas. Al menos, en esta historia, no hay terribles muertes en alta mar.
Hudson´s Bay Company
 
El Baychimo, después de todo, no se hundió. A lo largo de los años fue visto por muchos habitantes del helado norte de Canadá y Alaska, flotando apaciblemente o incrustado en alguna masa de hielo. Algunos llegaron a subir a bordo, pero nunca consiguieron hacerlo navegar de nuevo. En marzo de 1932, el explorador Leslie Melvin divisó al Baychimo muy cerca de la costa mientras viajaba en un trineo tirado por perros. Logró subir a bordo y encontró gran parte de las valiosas pieles intactas en las bodegas. Un año más tarde, un grupo de 30 esquimales lo abordaron y recorrieron el barco desierto, pero una tormenta les mantuvo atrapados durante diez días sin poder volver a sus kayaks. En verano de 1934 un grupo de exploradores volvieron a subir a bordo del barco fantasma. Se hicieron algunas tentativas de rescate, pero nunca llegaron a concretarse: cada vez, el barco estaba demasiado lejos de la costa, o rodeado de peligrosos témpanos, o atrapado por el hielo en un lugar de muy difícil acceso. Durante décadas el Baychimo logró sobrevivir a uno de los mares más temibles del planeta y se convirtió en una especie de espectro de acero que surcaba errabundo las aguas árticas. El hielo y el mar no parecían conseguir hundirlo, y los humanos tampoco tuvieron más suerte tratando de recuperarlo…
 
Su última aparición fue en 1969. Desde entonces, y aunque el gobierno de Alaska ha mostrado recientemente su interés por conocer el paradero del barco, nada se ha sabido del resistente y terco barco fantasma Baychimo.
 
 
 
 
 
Fuentes: historiaextravagante.com, cupuladeltrueno.wordpress.com
 
 

Overtoun Bridge: el puente de los perros suicidas

En el condado escocés de Dumbarton existe un centenario puente con una extraña particularidad: los canes que pasan por allí se terminan arrojando al vacío.
 
 
A unos quince metros por encima del río Clyde, en el Milton Town, al oeste de Dumbartonshire en Escocia, yace el Puente Victoria, mejor conocido como el “Puente Overtoun”, un puente famoso porque, desde 1950, muchísimos perros (algunos dicen que más de 500) se han suicidado en él, saltando siempre en días claros y soleados, curiosamente desde el mismo punto, ubicado entre los dos últimos parapetos del lado derecho. A partir de la década del '60, el puente comenzó a ganar notoriedad. Los perros que pasaban por los últimos dos parapetos del lado derecho del puente se detenían en seco y, a continuación, saltaban inexplicablemente por sobre las barandas hacia el vacío. Los canes, por supuesto, después de caer desde lo alto terminaban tendidos en las rocas o en el mismo río, quedando malheridos o muriendo al instante. Lo increíble es que algunos perros que sobrevivían a la caída, amortiguada a veces por el agua, otras por la vegetación, subían nuevamente a lo alto del puente para volver a saltar.
 
En todo caso, aunque quizá nunca haya una cifra oficial de perros muertos debido a la falta de registros, tan solo en el 2005 murieron cinco perros en un espacio de seis meses. ¿Qué los mueve a saltar?, ¿acaso hay espíritus merodeando por el lugar, extraños campos magnéticos o impregnaciones energéticas de tristeza, suicidio y desesperación?, ¿es Overtoun un sitio en que se vuelven más delgadas las barreras que nos separan del más allá?...
 

Trágicas historias

La peor de todas las desgracias del puente, no tiene protagonistas caninos sino humanos. Y es que, en 1994, el soldado Kevin Moy de 32 años fue al puente con su pequeño bebé. Se dice que Kevin andaba metido en tema de drogas y se sabe que siempre insistió en que el puente estaba embrujado. Sea o no cierto, Kevin decía ser el Anticristo, creía que su pequeño bebé de dos semanas era Satanás, y que él y su hijo eran culpables de la Guerra del Golfo, así que tenía que acabar con el mal que ambos representaban y por eso lanzó a su bebé del puente e intentó después suicidarse, sobreviviendo y siendo internado en un hospital psiquiátrico.
Por su parte, Donna Cooper cuenta que, en 1995, iba por el puente con su esposo, su hijo, y su perro Ben; aunque, cuando no faltaba mucho para llegar al final del puente, Ben se puso tenso, corrió frenético hasta el punto en que los perros se suicidan, y saltó como si una fuerza misteriosa lo llamara a la muerte, sobreviviendo a la caída pero con heridas tan graves (se rompió la mandíbula y una pata) que, a causa de su agonía, tuvieron que sacrificarlo.
Al igual que Ben, Hendrix, un Golden Retriever (una de las razas más inteligente de perros), caminaba con su amo, Kenneth Meikle, cuando de pronto se volvió loco, salió corriendo de manera extraña y precipitada, y se lanzó al abismo en el mismo punto que todos, sobreviviendo gracias a una cama de musgo…
Así como las anteriores hay muchísimas otras historias, pero lo más sorprendente es que, en muchos casos, los perros sobrevivieron y, pese a eso, volvieron a saltar en el mismo punto cuando sus amos los trajeron nuevamente al puente maldito…
 
 

Los perros y las energías del más allá

El puente fue construido en 1895 por pedido del calvinista Lord Overtoun, junto a la llamada Overtoun House, aunque hasta 1950 los suicidios de perros no se empezaron a conocer. Curiosamente, la Overtoun House había servido como casa de reposo para soldados heridos, pero sólo hasta 1947, ya que en ese año se transformó en hospital de maternidad, siendo destruida parcialmente por un incendio en 1948, en el cual no hubieron muertes y, después de aquello, el lugar continuó funcionando como hospital de maternidad hasta el 1 de septiembre de 1970, fecha tras la cual, se mantuvo esencialmente como un centro de grupos religiosos. Lo importante entonces es lo siguiente: ¿acaso las energías de los soldados heridos y de lo ocurrido durante el incendio se quedaron impregnadas en el lugar?  Probablemente muchos de esos soldados no deseaban vivir (investigaciones han mostrado que los veteranos de guerra son más propensos al suicidio que otras personas), y evidentemente todos ellos atravesaban un periodo penoso y cargado de tormentos físicos y morales; además, y pese a que no hubo muertos en el incendio de 1948, hubo angustia y terror, y todo eso quedó impregnado en las energías espirituales del lugar. Y es que los perros tienen muy desarrollado el sexto sentido, y pueden ver fantasmas y percibir energías sutiles, de modo que no es extraño pensar que hayan sentido las impregnaciones energéticas de los soldados heridos y de quienes estuvieron en el incendio, además de las presencias de los fantasmas que, según cuentan quienes viven por la zona, habitan en la Overtoun House. Por otro lado, en la mitología celta el área de Overtoun es un “thin place”, esto es, un lugar en que se vuelven mucho más delgadas las fronteras entre el más allá y el mundo en que vivimos. Sin embargo, todo esto no explica del todo por qué saltan del puente y, más aún, por qué saltan siempre en el mismo lugar.
 
Para responder a la pregunta anterior, no queda más que ver las investigaciones de la Sociedad Escocesa para la Investigación Psíquica (SSPR), publicadas en el diario inglés Herald Scotland, y omitidas por prácticamente todas las demás fuentes, tan adeptas del escepticismo que incluso, cuando mencionaron testimonios de psíquicos, sólo presentaron el de una psíquica (Mary Armour) que dijo no sentir nada, mientras que, como contraparte, son muchos los psíquicos que dijeron percibir escalofriantes realidades. Así Catriona Malan, la líder del grupo de diez psíquicos de la SSPR, dijo que “había temas definidos de niños, y varios mencionaron a una mujer victoriana en un chal gris, en el otro extremo del puente”, y que “tres personas se sintieron ansiosas, deprimidas o desorientadas, y cuatro experimentaron sentimientos negativos”. Pero aún más espeluznante fue el testimonio del psíquico John de Glasgow, quien contó lo siguiente:
 
“Sentí que un montón de niños me agarraban las piernas mientras caminaba a través del puente, y me sentí atraído hacia el lado derecho; me sentí muy mal e incómodo en ciertas partes, y a veces era como si me estuviese hundiendo a través del puente”.
 
Corroborando lo anterior, el psíquico Mishka afirmó sentirse horrible en el extremo del puente más cercano al punto en que los perros se suicidaban, mismo extremo en que estaba la mujer de chal gris mencionada por Catriona Malan. También, Mishka contó haber sentido niños a su alrededor, y por si no bastase, una psíquica del equipo, que prefirió mantener su identidad en el anonimato, contó haber percibido un ministro fantasma y un obrero que había muerto al caer del puente, y que quizá (en este punto no estaba muy segura) ahora llamaba a los perros desde abajo del lado derecho del puente, cerca del extremo en que apareció la mujer del chal gris…
 
 
  
 
 
Investigación y posible explicación
 
David Sands  se encargó de realizar una investigación para descubrir la razón por la que algunos perros se lanzaban desde el puente. Se dio cuenta de que no todas las razas de perro se suicidaban, sólo Labradores, Collies, y Golden Retrievers.

Al principio pensó que se trataría de alguna planta que desprendía cierto olor y eso era lo que atraía a los perros. Finalmente abandonó esa teoría, aunque no iba desencaminado ya que se trataba del olor de un animal, concretamente del visón americano.

Justo en la época que comenzaron los suicidios de perros había tenido lugar en la zona la invasión del visón americano.
El visón tiene en el ano unas glándulas que segregan una sustancia extremadamente olorosa que vuelve loco a los perros y que sirve para marcar su territorio. La zona del puente, hábitat de los visones, es un cauce muy cerrado y carente de corrientes lo que hace que la sustancia se conserve mejor y atraigan sobremanera y de repente a los canes que cruzan.
Con el siguiente vídeo, David Sands quiso hacer un experimento para dar a conocer la verdad del puente de Overtoun.
 

 
 
 
La explicación de los científicos no satisfizo a muchos, quienes prefieren creer que detrás del extraño comportamiento de los animales se esconde una explicación mística o sobrenatural. Para estas personas, al menos, el fenómeno de los perros que se “suicidan” desde Overtoun Bridge continúa siendo un verdadero enigma.
 
 
 
 
 
Fuentes: escalofrío.com, guioteca.com
 
 
 

lunes, 12 de mayo de 2014

MARTES 13

En las culturas de España, Grecia y algunos de los países de América Latina, como Argentina , Chile y Venezuela, se considera el martes 13 un día de mala suerte.
En español existe un antiguo refrán que explica en parte la superstición: En martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes.
 
Hay mucha gente con fobia a este día, que no viaja a ningún lado por superstición. También es habitual que los aviones no tengan fila 13 (se supone que los pasajeros no comprarían billetes para dicha fila). La fobia a este día se llama Trezidavomartiofobia.
Las connotaciones negativas que se le dan al martes 13 no tienen fundamentos científicos, por lo cual se debe tener muy claro que sólo se trata de un mito.
Incluso hay mucha gente que lo ha tomado al revés, por lo cual dentro de sus creencias, lo consideran como un día de buena suerte. Tanto así, que durante ese día muchos apuestan por ese número en los juegos de azar.
Las connotaciones aplicadas a este día son iguales a las del viernes 13 en las culturas anglosajonas o el viernes 17 en Italia.
 
Por su lado el número trece desde la antigüedad fue considerado como de mal augurio ya que en la Última Cena de Jesucristo había doce apóstoles y Jesús. Se considera a Judas el traidor como el número 13. La Cábala enumera a 13 espíritus malignos, al igual que las leyendas nórdicas; en el Apocalipsis, su capítulo 13 corresponde al anticristo y a la bestia. También una leyenda escandinava cuenta que, según la misma tradición, en una cena de dioses en el Valhalla, Loki, el espíritu del mal era el 13º invitado. En el Tarot, este número hace referencia a la muerte y a la desgracia eterna y para otra vida.
 
El martes 29 de mayo de 1453 cayó la ciudad de Constantinopla. Según parece, el papa y las Repúblicas de Venecia y Génova enviaron una flotilla de ayuda a la ciudad sitiada, pero ésta caería antes de que llegaran. Cuando la flota de socorro iba a entrar por el estrecho de los Dardanelos, se cruzaron con unos pocos barcos de refugiados que huían de la ciudad conquistada; al preguntar cuándo había caído, éstos respondieron que el martes. La caída de Constantinopla supuso un profundo trauma para las potencias cristianas, y el día de su caída, el martes, asociado además al dios de la guerra romano, pasó a considerarse de mala suerte.
"Martes" es una palabra que deriva del nombre del planeta Marte, que en la Edad Media lo llamaban "el pequeño maléfico" y que significa voluntad, energía, tensión y agresividad. Marte es el dios de la guerra, por lo cual el día martes está regido por el planeta rojo, el de la destrucción, la sangre y la violencia. Además, la leyenda dice que un martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.
 
 
Triscaidecafobia
 
La triscaidecafobia (del griego τρεισκαιδέκα, treiskaideka, «trece», derivado de τρεῖς, treîs, «tres»; καὶ, kai, «y»; δέκα, deka, «diez»; junto con φοβία, fobía, de φόβος, fobos, «miedo») es el miedo irracional al número 13. Se considera normalmente una superstición. La fobia específica al viernes 13 se llama friggatriscaidecafobia (de la diosa vikinga Frigga de donde procede la palabra Friday, viernes en inglés).
 
Se ha relacionado con el hecho de que hubo 13 personas en la Última Cena de Jesús y que este último fue ejecutado poco después, pero probablemente se originó en la Edad Media. Se ha relacionado también con el hecho de que un calendario lunisolar seguramente debe tener 13 meses en algunos años, mientras que el calendario solar gregoriano y el calendario lunar musulmán siempre tienen 12 meses en un año.
 
La triscaidecafobia puede haber afectado también a los vikingos; se cree que Loki, en el panteón nórdico, era el 13º dios. Esto se "cristianizó" más tarde al decir que Satán era el 13º ángel.
 
Otra relación que tiene al viernes 13 como protagonista, es la captura y muerte de los Templarios, siendo quemados en la hoguera un día viernes 13 de octubre 1307. Ese día acababa el poder de los monjes guerreros, pudiendo achacar esto a la mala suerte. Pero también está relacionado con la maldición de Jacques de Molay, último gran maestre de los Templarios, que estando ya en la hoguera (viernes 13 de 1307), convocó ante el tribunal de Dios al rey Felipe IV de Francia y al Papa Clemente V — quienes habían sido los artífices de aquella destrucción del orden del Temple —, muriendo los dos sin haber transcurrido el plazo de un año, tal como el gran maestre había predicho.
 
En general, el 13 se puede considerar un número "malo" sencillamente porque es uno más que 12, el cual es un número popularmente utilizado en muchas culturas (debido a que es un número altamente compuesto).
 
Los antiguos egipcios consideraban que la 13ª fase del ciclo de la vida era la muerte; esto es, la vida después de la muerte, que pensaban que era una vida ideal y mejor.
 
La carta de la Muerte en una baraja de tarot es la número 13, aunque en este caso representa la transformación, el cambio.
Algunos edificios omiten el piso 13, saltando del piso 12 al 14 para evitar la angustia de los triscaidecafóbicos, o utilizando en su lugar 12A y 12B. Esto también se aplica en ocasiones a los números de las casas o habitaciones (como, por ejemplo, en los hospitales).
 
Lo anterior también es válido para las filas de asientos en los aviones. Los aviones de la compañía aérea española Iberia, los de la italiana Alitalia y la panameña Copa Airlines no tienen en su numeración dicho número: la fila que sigue a la 12 es la 14.
 
Algunas ciudades se "saltan" la 13ª Avda. No es el caso de Bogotá Colombia, donde hay una encrucijada entra la Calle 13 y la Carrera 13 en pleno centro de la ciudad y en Sacramento, California, que tiene una intersección donde se cruzan la 13th Street y la 13th Avenue.
 
Ninguna persona de España tendrá el Documento Nacional de Identidad con el número 13. El dictador Francisco Franco, precursor de este sistema de identificación personal, se reservó para sí el número 1, y el resto de documentos de una cifra para su familia. La Familia Real de España tiene reservados los números de dos dígitos; el rey Juan Carlos I tiene el 10, la reina Sofía el 11, y su hija mayor la infanta Elena el 12. A su segunda hija, la infanta Cristina, le habría correspondido el 13, pero por esta superstición, ese DNI quedó sin dueño, y le asignaron el número 14.
 
El compositor Arnold Schoenberg padecía triscaidecafobia. Irónicamente, nació y murió el día 13 del mes, a la edad de 76 años (7 + 6 = 13).
 
El álbum musical Room for Squares, del compositor y cantante norteamericano John Mayer, consta de 14 pistas, aunque la 13ª es de 2 segundos de silencio (el mínimo de duración de acuerdo a los estándares) y no aparece en la carátula del álbum.
 
El álbum Alivio de luto, de Joaquín Sabina, tampoco presenta este número: después de la pista número doce viene la pista "+uno".
 
Todos los discos de la banda uruguaya No te va gustar carecen de una pista número 13, pasando directamente de la 12 a la 14.
 
El Apollo 13 fue lanzado a las 13:13 EST del 11 de abril de 1970 desde el complejo 39 (tres veces trece) y sufrió una explosión en pleno vuelo, poniendo en peligro a los tripulantes y fue necesario abortar la misión. Algunos se refieren a esta misión lunar como la prueba definitiva de que el 13 trae mala suerte, lo que es fácilmente refutable por el hecho de que no hubo fallecidos, cuando otras misiones americanas y rusas con peores resultados no fueron designadas con dicho número.
 
El avión caza alemán desarrollado tras el He 112 fue designado He 100 para evitar la designación He 113, la cual se consideraba desafortunada, puesto que Adolf Hitler era triscaidecafóbico. En los Estados Unidos, nunca ha existido un caza denominado F-13, dado que muchos pilotos son supersticiosos.
 
La compañía Renault ha contado, a lo largo de su historia, con una serie de modelos numerados. Desde el Renault 3 al Renault 25, existen modelos con todos los números, excepto con el 13.
 
Ángel Nieto fue campeón del mundo de motociclismo en 13 ocasiones, pero él siempre hace referencia a que lo fue en 12+1 ocasiones.
 
En la mayoría de las competiciones de automovilismo y motociclismo no se asigna el número 13 a ningún participante.
 
Hay deportistas que deciden desafiar la mala suerte del número 13 utilizándolo. Son famosos los casos de los baloncestistas Wilt Chamberlain y Steve Nash. Este último considera el número 13 como afortunado. Lo ha llevado siempre excepto en su actual equipo, Los Angeles Lakers, donde lleva el 10, puesto que la camiseta de Chamberlain con el 13 fue retirada.
 
El programa de diseño gráfico CorelDRAW cambió la numeración al llegar a la versión trece, denominándola CorelDRAW X3 (donde la X representa el 10 en números romanos). De manera similar, el paquete Microsoft Office pasó de la versión 12 (Office 2007) a la 14 (Office 2010); según declaró Jensen Harris, Lead Program Manager para el Microsoft's Office User Experience Team, el 13 fue omitido debido a la aversión por dicho número.
WinZip no sacó una versión número 13 de su programa, pasando directamente de la 12 a la 14.
 
En la actualidad el sistema de Metro de Madrid tiene 12 líneas, y la próxima en ser puesta en servicio será la línea 14, evitando el número 13.
 
La edición de Gran Hermano de 2012, correspondiente a la número 13, se le puso de nombre "Gran Hermano 12+1" para evitar este número.


Origen del refrán: En martes no te cases, ni te embarques. Entre el vulgo supersticioso es lo mismo que decir, en día aciago y funesto como el martes, no emprendas ningún negocio de importancia. El martes, tercer día de la semana consagrado al planeta y dios Marte, del que lomó el nombre y con cuya figura le representan, fue considerado entre los egipcios como dia de muy mal agüero, porque decían era el del nacimiento de Tifón, uno de los gigantes que se atrevieron a escalar el cielo. Entre los turcos es también el martes enumerado entre los días funestos, como el jueves lo era entre los griegos; por cuya razón no suelen ponerse en camino, ni emprender en él cosa importante. Nuestro ilustrado Feijóo habla detenidamente acerca del origen de esta preocupación, de la cual no estábamos nosotros exentos, y que logró desvanecer mucho con sus escritos. El origen de esta especie de proverbio dicen que fue el haber sido martes el día en que el rey D. Alfonso el Batallador, primero de Aragón, fue vencido por los moros, y muerto en la batalla de Fraga el año de 1134. Pero si la desgracia sucedió, como cree Zurita, el 7 de setiembre, este día fue viernes, y solo podrá favorecer la opinión tan vulgar y supersticiosa como la otra, de que la calidad de infausto comprende a los tres días de la semana en cuyos nombres entra la letra R, como martes, miércoles y viernes. De aquí el otro refrán: En Viernes, Miércoles y Martes, no te cases, ni te embarques. Hablando Mariana en su Historia de España —Año de 1276, libro XIV, Cap. 2— de la muerte del Rey D. Jaime de Aragón y del destrozo que sus tropas sufrieron en Luxen, dice: El estrago fue tal y la matanza que desde entonces comenzó el vulgo a llamar aquel día, que era martes, de mal agüero y aciago. Quevedo, riéndose de esta supersticiosa creencia, dice: El martes es día aciago, para los que caminan a pie, y para los que prenden. También dice: Martes toma todo lo que te dieren y no repares en cumplimientos. (La sabiduría de las naciones, de Vicente Joaquín Bastús y Carrera (1862)


 
 
 
 
 

lunes, 14 de abril de 2014

El comercial maldito de Kleenex

En 1985, Kleenex lanzó tres comerciales japoneses para sus productos, mostraban a una mujer vestida con una especie de toga blanca y a un niño vestido como un ogro japonés, sentado en un pajar. Cada anuncio tenía la canción "It’s a fine day" de Jane & Barton tocando en el fondo. Muchos espectadores encontraron el anuncio inquietante.
 
Una lista con los rumores que se expandieron:


Todos los involucrados en hacerlo murieron.
El camarógrafo que lo grabó se quemó hasta la muerte por una falla de la maquinaria en un sauna.
En el momento que la propaganda estaba al aire, ninguno de los del staff del vídeo seguían vivos.


La actriz que participo sufrió de un problema mental y se vio forzada a retirarse de la actuación.
Fue internada en un psiquiátrico.
Al tiempo se suicido colgándose de una soga.
Otros dicen que dio a luz un bebé deforme.


El niño del comercial que representaba al diablo murió súbitamente.
Fue golpeado por un auto poco tiempo después de grabar el comercial (fue decapitado)...
después de sufrir pesadillas y parálisis de sueño durante 3 días y 3 noches seguidas


Si miras este comercial, vos vas a estar maldito y/o morirás.
Después de ver este comercial, mucha gente se suicidó.


Si lo reproduces con SAP la vos de la mujer que canta se transforma en la de una mujer vieja.
Si lo grabas y luego lo reproduces, el demonio rojo se vuelve azul.

Es entendible por qué la gente empezó con esos rumores, mirando la tétrica atmósfera del vídeo: la sangre roja de fondo, el demonio, la voz etérea cantando, y todo eso en un comercial que estaba al aire a cualquier hora del día.
 
 
 
Nota: la actriz del comercial, Keiko Matsuzaka, sigue viva al día de hoy y ha realizado muchísimas películas desde aquel comercial.
 
 
Aquí el comercial en cuestión: